La Inmaculada de Morón de la Frontera

Gázquez | 2012 | óleo sobre lienzo

Pintura realizada por encargo de la Asociación Morón Cofrade, grupo que intenta rescatar y fomentar las tradiciones culturales y religiosas de su pueblo, Morón de la Frontera, Sevilla. En esta obra he intentado estar a la altura de la mejor tradición Inmaculista, apoyándome en la tradición de la mejor Escuela Sevillana, en mi modestisima aportación he incluido algunos detalles de modernidad y hacer una pintura mas contemporánea, como por ejemplo en la visión del globo terráqueo. Ha sido usado como Cartel Anunciador de las fiestas Patronales de Morón de la Frontera del año 2012 y a partir de diciembre 2012 forma parte del Patrimonio pictórico de la Hermandad de Nuestra Señora de los Dolores en su Soledad de dicho pueblo, para ser expuesto en su capilla propia en la Iglesia Mayor de San Miguel.

 

Comentario de D. Manuel Clavijo Andujar, Profesor de Historia del Arte, en la Escuela de artes aplicadas y Oficios Artísticos de Sevilla.

Nuevamente se nos convoca a la presentación del Cartel de las celebraciones patronales. En esta II edición es mi buen amigo D. Gabriel Martín Gázquez, moronero ya de adopción, el designado para realizar esta obra. Dejando aparte el inmenso cariño que nos une tengo que congratularme el que seas el que a través de tu arte nos evoques la mayor de las glorias marianas:La Concepción Sin Mancha de María. Siendo como es un artista enamorado de las vanguardias y de la experimentación en el mundo pictórico nos sorprendes en este caso con un repertorio figurativo clásico en toda su expresión. Del famoso cuadro del Ángel Caído que tan buenas críticas suscitó a un guiño a la tradición de la escuela sevillana. La referencia a los tonos Inmaculadistas anteriores a Santa Beatriz de Silva y a la Iconografía pre-murillesca son quizás dos de los elementos mas reseñables del cartel. María es el centro de la Fe de Morón y piedra angular en la composición del cartel. Humilde y reflexiva, la Ancilla Domini queda envuelta en un místico resplandor en donde se mezcla el plano celeste con la realidad tangible del pueblo donde extiende su patrocinio. La Virgen asienta su dominio en la fortaleza del espíritu reflejada en el Castillo. Ésta referencia me parece importante no sólo porque desde allí irradió la ciudad y la propia Fe, sino por ser símbolo de nuestra victoria y nuestra desidia. Un recordatorio perenne de quienes fuimos: Hombres de frontera pero también de firmes creencias. La Madre Apocalíptica (principio y fin de los tiempos) será defendida por el príncipe de los Arcángeles el guerrero San Miguel. Aquel supo trazar y defender la frontera entre el Bien y el Mal y que se erige como su templo a los pies de ese "Castillo Interior" del ser humano que tanto recrea la mística española frente a la soledad del alma. El gallo -nuestro Gallo- sustituye a las letanías como símbolo de vigilancia en nuestra noche oscura y anuncio de las glorias marianas, que a fin de cuentas eso es un cartel: Anunciar a los cuatro vientos nuestras creencias y convicciones y hacerlo desde lo alto de la Peña nos acerca un poco más a lo divino, tanto como desde el otro símbolo ofrecido a María por manos angélicas. La TURRIS FORTISSIMA moronera se yergue rotunda, EBURNEA en su belleza admirable y admirada. Ella siempre fue heraldo con voz de viejos bronces y de nuevo, siguiendo el rito ancestral alzará su voz desde los fríos de diciembre para cantar el recuerdo de aquellos que juraron defender con su sangre la Concepción SINE MACULA de la Virgen dos siglos antes de que Roma lo hiciera Dogma de Fe. Cantos, ministriles y luminarias en honor de la que es dueña de los amores de un pueblo. ¡Felicidades, Gabriel! ¡Felicidades, Morón!

Dim. pintura: 
50 x 74 cm
Dim. marco: 
50 x 74 cm
Enmarcado

Vendido
Esta obra ya está vendida. Sin embargo, también hago obras por encargo. Si te gustaría obtener una obra parecida, puedes ponerte en contacto a traves del formulario de contacto

Ref: 
40805